13 de abril de 2018

¿Quiere sentirse más feliz? ¡Muévase!

Tomado de: www.nacion.com

La actividad física forma parte de las recomendaciones que se le da a quienes sufren de depresión o ansiedad. El ejercicio provoca la liberación de endorfinas (hormonas relacionadas con el bienestar) y esto ayuda a contrarrestar los síntomas de dichos trastornos mentales.

¿Qué sucede con quienes no sufren ningún mal mental e incorporan algún tipo de actividad a su rutina diaria? Weiyun Chen y Zhanjia Zhang, de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, decidieron averiguarlo y concluyeron que sí, el ejercicio lleva a las personas "sanas mentalmente" a ser más felices.

¿Cómo lo comprobaron? Para ello, analizaron 15 estudios observacionales que relacionaban la actividad física con la felicidad.

Todas estas publicaciones fueron hechas en revistas científicas indexadas e incluían los datos de 1.142 adultos, adultos mayores, adolescentes y niños de más de 20 países. También se incluían poblaciones específicas, como parejas o sobreviventes de cáncer.

Los resultados

La revisión de estudios concluyó que, a la hora de compararse con personas sedentarias, las posibilidades de ser feliz eran de un 20% en quienes hacían menos de 100 minutos semanales de actividad física, un 29% mayor en quienes hacían entre 100 y 200 minutos y un 52% en quienes hacían más de 200 minutos a la semana.

A la hora de ver resultados en poblaciones específicas, el equipo vio que los jóvenes que hacían ejercicio al menos una vez a la semana tenían 1,4 veces más posibilidades de ser feliz que quienes no hacían ejercicio del todo. Si los jóvenes tenían sobrepeso, las posibilidades subían a 1,5.

Además, los adolescentes que se movían al menos dos veces por semana, se declaraban más felices que quienes decían hacer algún tipo de deporte una vez por semana.

Y los universitarios que acostumbran ejercitarse también tenían 1,3 veces más posibilidades de ser felices que sus compañeros sedentarios.

Tres estudios exploraron a los adultos mayores. Se encontró que el movimiento estaba asociado a la felicidad, entre más minutos de ejercicio, mayor era esta sensación. Sin embargo, en esta población la capacidad de hacer ejercicios está limitada por el estado de salud física y mental de cada persona.

En sobrevivientes con cáncer, se vio que las personas que realizaban algún tipo de deporte no solo decían ser más felices, también toleraron mejor la quimioterapia mientras la llevaron y decían dormir mejor.

Finalmente, un estudio realizado con personas adictas a las drogas, indicó que quienes hacían cualquier tipo de actividad física, sin importar la intensidad, se mostraban más felices y se apegaban más a su programa para dejar el consumo.

"Nuestros resultados sugieren que la actividad física, la frecuencia con la que esta se realiza y su intensidad están relacionados con la felicidad", indicó Chen en un comunicado de prensa.

Y agregó: "pero hay más importante: aún un cambio pequeño en el nivel de actividad física hace una gran diferencia en el nivel de felicidad".

No hay comentarios: