1 de junio de 2018

Amemos nuestro cuerpo

Por: Lic. Diana Mora Ramírez

En estos días leí esto (desconozco quién lo escribió): "Solo recibimos un cuerpo, puede que lo ames o lo odies, pero será tuyo para el resto de tu vida. Es tu vehículo, mientras estés aquí, vivirás en él".  Y a este tema quiero dedicar esta publicación.

Es cierto, nuestro cuerpo es el único lugar que tenemos para vivir. Y así como pensamos en tener una casa bonita y bien cuidada, de la misma manera deberíamos prestar atención a los cuidados que le damos al cuerpo, no solo externamente sino también desde el interior.

Cuidar nuestro cuerpo y quererlo no significa llegar a vernos como modelos de revista. Cuidar nuestro cuerpo es mantenerlo saludable: con una buena alimentación, hidratándonos bien, haciendo ejercicio, controlando el estrés. Querer nuestro cuerpo es, además de cuidarlo, aceptarlo. Sí, con sus imperfecciones, con esa llantita que tal vez no nos gusta mucho, o con esa celulitis que cuesta tanto quitar. 

Pero más allá del exterior, querer nuestro cuerpo también es decir: esta llantita que no me gusta, aunque la acepto, me puede llevar a largo plazo a tener problemas de salud. Ese exceso de grasa puede llegar a tener efectos en mi salud, y por eso voy a cambiarlo.

Lo importante es entender que aceptar no es lo mismo que conformarse. No se trata de pensar: estoy "gordo", así me acepto y así me quedo entonces. Sino pensar: ¿puedo hacer algo por cambiar y sentirme aún mejor? Algo así como, por ejemplo, cuando vemos una película y al final decimos que nos gustó pero...hubiera sido mejor el final de otra forma, o hubiera sido mejor con otro actor.

Como decía la frase del inicio, podemos odiar el cuerpo que tenemos (o el cuerpo que hemos construido con nuestro estilo de vida), pero ¿qué ganamos odiándolo? Sentirnos mal, tener inclusive dificultades para socializar, limitarnos en muchas actividades.... Podemos llegar a privarnos de disfrutar al máximo nuestro estilo de vida. 

No lo odiemos, aceptémoslo pero sin resignarnos o conformarnos (con una crítica positiva por decirlo de alguna manera, sin recriminarnos ni hacernos sentir mal nosotros mismos). Y demostremos ese amor por nuestro cuerpo cuidándolo, haciendo todo lo posible para evitar que enferme, y haciendo todo lo posible para sentirnos bien.

No hay comentarios: