29 de junio de 2018

Pensemos en los alimentos antes que en los suplementos

Por: Lic. Diana Mora Ramírez

Navegando en redes sociales me encuentro con gran cantidad de anuncios de suplementos: de proteína, de omega 3, de vitaminas específicas, de multi vitamínicos, antioxidantes, aminoácidos, entre otros. Incluso entre conocidos míos veo que es frecuente el consumo de este tipo de productos. Y por eso quiero dedicar a este tema la publicación de esta semana.

No vamos a decir que este tipo de suplementos sean inútiles o que no funcionen. Hay casos en los que pueden resultar útiles o pueden ser realmente necesarios.

Pero antes de decidir si comprar o no este tipo de productos, es importante primero hacer un análisis de nuestros hábitos y nuestra alimentación. Ya que los nutrientes que aportan los suplementos, también se pueden obtener de alimentos, primero deberíamos conocer cuánto estamos consumiendo naturalmente con nuestra dieta, para saber si es realmente necesario o no.

No vamos a negar que comprar este tipo de productos tiene un costo económico, y no necesariamente por consumir más cantidad el cuerpo lo va a utilizar más. En muchos casos simplemente se desecha lo que no se utiliza. Imaginen el desperdicio de dinero que puede resultar si tomamos un producto que en realidad no necesitamos.

Por otro lado, en muchos casos las personas que buscan estos suplementos practican ejercicio pero no le prestan atención a su alimentación diaria. Entonces sí, cuidan la actividad física, sí consumen sus suplementos, pero tal vez comen mucha comida chatarra, no consumen frutas o vegetales o toman mucho licor, que entre otros hábitos, pueden afectar los resultados que obtienen. Entonces en estos casos, sería mejor primero mejorar la dieta diaria, y luego determinar cuáles suplementos sí son necesarios y cuáles no. Porque recordemos: está bien tratar de lograr nuestros objetivos, pero también es importante cuidar la salud, y una buena alimentación es parte de ello.

No debemos olvidar también que si bien puede ser que el consumo de algunos suplementos no nos produzca ningún daño más allá de una pérdida de dinero, sí pueden llegar a aparecer efectos adversos por un consumo excesivo de nutrientes específicos.

Con todo esto no quiero decir que no se deba consumir ningún suplemento. Pero sí debemos tomar más conciencia al hacerlo. Debemos analizar si es realmente necesario, y sobre todo debemos asesorarnos con profesionales sobre la cantidad que requerimos y no tomarlos por la libre. 

Pensemos primero en los alimentos que comemos, en si nos están aportando lo que necesitamos o no y si debemos hacer cambios, y luego pensemos en productos que complementen nuestra alimentación (no que la sustituyan).

No hay comentarios: