3 de agosto de 2018

Los 4 pilares de la salud

Por: Lic. Diana Mora Ramírez

El fin de semana anterior tuve la oportunidad de escuchar una grabación hecha por el Dr. Rangan Chatterjee (médico británico, autor de diversos libros y presentador del programa Doctor in the House). El título de dicha grabación es, tal como el nombre de esta publicación, los 4 pilares de la salud. Me pareció muy interesante e importante su análisis, y por eso quise compartir un poco con ustedes esta semana.

El planteamiento básico es que para cuidar nuestra salud debemos pensar siempre en 4 aspectos básicos:
  • Alimentación
  • Ejercicio / Movimiento
  • Manejo del estrés
  • Horas y calidad del sueño

En cuanto a la alimentación, lo escuchamos por todo lado y yo también he hecho varias publicaciones al respecto: necesitamos una alimentación balanceada. Incluir suficientes vegetales y frutas, tomar agua, incluir todos los grupos de alimentos, limitar las grasas saturadas, limitar las comidas rápidas y bebidas azúcaradas, etc. Probablemente todos conocemos al menos unas 5 recomendaciones que deberíamos seguir (aún cuando no siempre se pongan en práctica).

Respecto al ejercicio, sabemos también que es importante, pero a veces pasamos por alto que además de hacer ejercicio por 30 minutos o 1 hora, debemos evitar el sedentarismo el resto del día. Y estudios recientes lo confirman: el beneficio de hacer ejercicio no es de la misma magnitud, si pasamos el resto del día sentados. Y lamentablemente muchos de los trabajos actuales implican pasar sentad@ muchas horas, y la misma tecnología que "facilita" tanto, nos hace a la vez evitar movernos a toda costa.

Sí es importante hacer la actividad física programada (correr, caminar, ir al gimnasio, andar en bicicleta, etc), pero también debemos poner atención a cuántas horas estamos pasando sentados o acostados el resto del día. Podemos poner alarmas en el celular para recordar levantarnos cada cierto tiempo y caminar unos minutos. Podemos tratar de no hacer todos los mandados en carro. Podemos usar escaleras en casa para hacer unos minutos de actividad, buscar actividades que relajen pero impliquen movimiento (sacar a pasear al perro, bailar, hacer labores en el jardín, etc).  ¡La clave es recordar que debemos movernos! Aunque suene duro, el sedentarismo mata.

El siguiente punto a cuidar es el estrés. Todos lo hemos experimentado y más de una vez. Es una situación que podemos considerar normal, pero que debemos aprender a controlar. El estrés, además del efecto mental, puede tener efectos físicos y fisiológicos en nuestro cuerpo. Puede favorecer enfermedades y puede afectar nuestro bienestar. Es importante que aprendamos a tener espacios para nosotros mismos (escuchar música, ejercicios de respiración o meditación, leer un libro, o inclusive el mismo ejercicio). 

Debemos aprender a organizar nuestro tiempo de manera que nos incluyamos también en la agenda. Hay que priorizar, y recordar que nosotros y nuestro bienestar somos prioridad número 1.

En cuanto a las horas de sueño, al igual que con el estrés, debemos aprender a organizar el tiempo y dedicar el necesario a dormir. Nuestro cuerpo necesita descanso, no somos máquinas. Vamos a funcionar mejor y sentirnos mejor si hemos dormido bien (¿quién no ha estado de malas alguna vez por haber dormido poco?). Además, cuando no dormimos lo suficiente, ocurren desbalances hormonales en nuestro cuerpo que nos hacen buscar alimentos ricos en grasa y azúcar. Si eso se vuelve una constante, sabemos que esos alimentos van a tener un impacto en nuestra salud.

Podemos procurar una buena calidad de sueño si evitamos distractores en el cuarto, si evitamos el uso de aparatos tecnológicos antes de acostarnos (el doctor recomienda al menos 90 minutos antes) y tratar de que el cuarto no tenga luces o que sean de mínima intensidad si es necesario.


A veces pasa que nos concentramos solo en uno o dos de estos aspectos, y dejamos los otros de lado. Es importante que procuremos que todos estén bajo control.

Cuando estamos tratando de perder peso o tenemos otros objetivos en mente con nuestra dieta, y no obtenemos los resultados deseados, debemos detenernos a analizar cómo están estos 4 pilares en nuestra vida. Obviamente pueden haber condiciones de salud u otras que afecten. Pero como punto de partida hay que asegurarnos que estamos poniendo atención a dichas bases.

Nuestro cuerpo es un sistema complejo, ninguna parte funciona aislada del resto. Es por eso que debemos pensar en todo un estilo de vida saludable, y no solamente en comer bien por unos días, o hacer ejercicio de vez en cuando.

No hay comentarios: