14 de diciembre de 2018

Las tres simples reglas que debes seguir para comer bien y sano


Elegir una alimentación saludable es increíblemente importante para tener un bienestar a largo plazo. Después de todo, somos lo que comemos. Por eso, para comer de una forma sana y tratar a tu cuerpo con el cuidado y el respeto que se merece, debes empezar por elegir qué cosas ingerir cuando se trata de tu combustible diario. La clave para aprender a hacerlo es saber cómo elegir los más nutritivos y conseguir un efecto positivo, tanto por dentro como por fuera.

El cuerpo tiene cinco capas: física, energética, mental/emocional, de sabiduría y espiritual. El primero encubre tu esencia, tu yo auténtico y central. Básicamente, tu alma. Este primer nivel externo incluye todos los tejidos, los órganos y fluidos: todo lo que puedas ver y tocar. El objetivo es lograr que esté en armonía con su esencia. ¿Cómo? Con un ejercicio adecuado y comiendo una dieta saludable.

La comida es un aspecto fundamental para tener un estilo de vida saludable. Obtienes tu energía y fuerza vital, por lo que te sentirás mejor cuando tratas a tu cuerpo con cariño y amor. Aprender a conseguirlo no tiene por qué significar contar calorías, controlar el contenido de grasa o analizar cada detalle de los datos nutricionales. Si bien esa información es ciertamente importante puede volverse abrumadora al tratar de tomar decisiones para ti y tu familia.

Sin embargo, elegir alimentos sanos y preparar un plan adecuado no tiene por qué ser tan complicado como crees. Puedes tratarlo como si fueran las reglas del código de cirulación del coche: simplemente cumpliendo con las normas de una señal de control del tráfico.

El semáforo
 
Hacerlo con este método es fácil de entender, incluso para los niños. Seguir consejos simples y saludables de alimentación te mantendrá en el camino, lo que creará menos confusión sobre lo que debes y no comer. Es posible, te lo prometemos.
 
Color verde: este apartado es el "go", lo que significa que puedes tomar todo lo que quieras, porque son sanos 100%. Esto incluye todas las frutas, hortalizas y verduras frescas. Haciendo hincapié en los que se cultivan y no son prefabricadas. Los snacks de fruta empaquetada o embolsada no están en este grupo. Son altos en calorías y altos en nutrientes. En otras palabras, los de luz verde son densos vitaminas y aportan mucha energía.

Piña, frambuesa, fresa, sandía, mora, albaricoque, kiwi, melocotón, nectarina, ciruela, pomelo, arándanos, naranja, manzana, pescados blancos, pavo, pollo, lácteos desnatados, infusiones sin azúcar y especias aromáticas.

Amarillo:
se reserva para aquellos alimentos que puedes consumir moderadamente (aunque son esenciales para tu salud), una vez a la semana dependiendo del gasto energético y la actividad física que realices diariamente. Se denominan "lentos".

Consumir demasiado de una sustancia beneficiosa realmente no lo es tanto. Los alimentos de este nivel incluyen trigo integral, pasta, huevos, salmón, nueces, semillas, arroz, pan integral y yogur. Estos alimentos tienen más calorías que los verdes y, por lo general, también tienen más grasa o azúcar.

Rojo: representa los que debes evitar normalmente y consumir pocas veces durante todo el año, solo en algunas ocasiones. Son para "parar y pensar" antes de comerlos porque son bajos en nutrientes, tienen alto contenido en azúcar y contienen edulcorantes e ingredientes artificiles. Siempre hay opción de no comerlos o tomarlos en porciones pequeñas.

Galletas, dulces, carnes con mucha grasa o procesadas, bebidas azucaradas, altos en calorías, alcohol... A medida que aprender a saber elegir, tienes opción a decidir y evitar. Además, debes descartar algunas cosas como alimentos con jarabes de maíz con alta fructosa, aceites hidrogenados o cualquier aditivo como E-102, E-104, E-122, E12, E-124..

No hay comentarios: